EL UNIVERSO DE PATRICIA MARTÍNEZ

Propietaria y gerente de PiedrAngular
Desarrolladora y Constructora

Desarrolladora. Patricia Martínez es la gerente de la desarrolladora y constructora PiedrAngular, creada por ella. Originalmente profesora de arte, ejerció la docencia y tuvo un paso por los medios de comunicación antes de comenzar a urbanizar barrios y crear su propia empresa. Si bien originalmente PiedrAngular se dedicaba exclusivamente a la urbanización de terrenos, hace dos años comenzaron también con construcción, y en la actualidad ofrecen a sus clientes un servicio integral llave en mano con financiación propia.

Autodidacta. Así se define Martínez a la hora de explicar cómo llegó al negocio de los desarrollos inmobiliarios: “Empecé en esto cuando compré un terreno y ayudé a los vecinos a urbanizarlo, desde mi casa y con dos hijos chicos. De a poco fui especializándome en el tema, aprendiendo a través de la experiencia y rodéandome de profesionales. Diez años después, llevamos más de 10 proyectos finalizados”, explica. Actualmente la acompañan en la empresa sus dos hijos mayores y su padre, quienes se encargan de las compras, aspectos comerciales y arquitectónicos.

Zafiros. Ante la pregunta de cuál es su proyecto más ambicioso hasta ahora, Martínez asegura que se trata de Zafiros, un nuevo complejo de 210 terrenos de 300 metros cada uno, que contará con un polo de servicios profesionales para la familia. “Como madre que trabaja, necesito tener espacios para el esparcimiento familiar que me queden cerca, por lo que diseñamos este proyecto que contará con pileta climatizada, gimnasio, espacio de fisioterapia y talleres para niños y adolescentes”, comenta. Y agrega que “el polo estará fuera del barrio y ofrecerá descuentos para residentes”.

Mujer. Patricia hace hincapié en la importancia de que cada vez haya más mujeres a cargo de empresas, incluidas las desarrolladoras, “que son un mundo de hombres”. “Creo que las mujeres tenemos mucho para aportar desde los cargos directivos, porque tenemos una mirada diferente que, en lugar de una contra, es un valor agregado”, concluye.